Galicia de Pesca: Hablando de los equipos de pesca de la lubina con Gonzalo Parafita.

Una vez más me puse en contacto con Gonzalo Parafita como otras tantas veces, para comentar su última captura. Después de intercambiar algún comentario, le explico mi proyecto y accede a mi petición de realizar una colaboración, que espero no sea la última por didáctica y enriquecedora. Describe minuciosamente su opinión acerca de los equipos de pesca que considera más idóneos y que él utiliza para la práctica de la pesca de la lubina a spinning, citando también los señuelos que usa en cada caso.

Aquí dejo su exposición:

“La pesca a spinning se está posicionando como una de las modalidades con más adeptos, será que es más activa y con más protagonismo que otras, lo que la hace emerger.

A través de más de 20 años practicando esta afición me he encontrado con infinidad de cambios, la mayoría de ellos beneficiosos, pero uno de ellos, quizás el más importante, nos va a la contra y es la decadencia de la especie reina de las aguas de nuestra costa … la lubina.

Para amortiguar esta merma disponemos de equipos y señuelos muy mejorados, con los que aumentamos las posibilidades de capturas.

Voy a internarme en los equipos y señuelos que utilizo en cada ocasión, y no digo que sean los mejores ni los más apropiados, tan solo los que yo escojo para mis salidas de pesca.

Comenzaré con la estación en la que estamos estos días, el invierno. Para las zonas que yo pesco lo ideal sería una caña de 3,30 m o 3,60 m. Estamos hablando de una costa muy abrupta con cantiles en ocasiones inexpugnables, con bajadas de vértigo y mares embravecidos. Por lo que el tamaño del carrete debería ser un Shimano 5000, aunque en ocasiones nos vendría bien un 6000. Yo uso un Twin Power SW 4000 XG. Tiene un peso de 355 gr, un ratio de 6,2/93 cm por vuelta y un freno de 7 kg. Se trata de un carrete potente y la vez ligero y lo llevo cargado con un trenzado de 0,15/0,17 mm y un bajo bien largo de fluorocarbono Aspire de 0,40 mm, sujeto en ocasiones a una caña Technium 300 H que tiene un peso de 197 gr y una acción de 14/56 gr y en otras, a mi inseparable Speed Master 300 H con acción 21/56 gr.

Los señuelos que utilizo en estos mares son chivos de pelo hasta 60 gr, minnows pesados tipo Rapala Max Rap 17, Silent Assasin de Shimano, Mesías 165 de Spanish Lures, Tournament de Daiwa, Crack de YKR., etc, y como no, los vinilos.

El chivo, ese antiguo señuelo de plomo y pelo de cabra, que se niega a desaparecer por méritos propios, suelo usarlo con mar fuerte y aguas muy oxigenadas, y lo trabajo con recogida lenta dejando mecer con la corriente … lo demás viene solo.

Los minnows sin duda son mis favoritos y los uso en la mayoría de las circunstancias, salvo en ocasiones en que la corriente viene de cara o cuando estoy en una zona muy elevada y no deja trabajar el señuelo.

El vinilo, aunque fue el último en llegar, se ha hecho hueco rápidamente ya que la capacidad de movimiento, lance y posibilidad de trabajar cualquier capa de agua, lo hacen muy eficiente e indispensable para muchos pescadores. Su uso se adapta a cualquier escenario y en estas condiciones y época del año suelo usarlos de 40/50 gr.

Cuando las cosas se calman y el mar se pone suave, es la hora de sacar los equipos más ligeros y en mi caso, suelo usar una caña de 2,70 m, la Fireblood de Shimano, con una acción 10/42 gr y en la que monto un carrete Shimano Vanquish 4000 XG, con un peso de 240 gr, 99 cm por vuelta de manivela y un freno de 9 Kg … “una joya”, montado con un trenzado Sufix o Kairiki de 0,15 mm, un bajo de línea de fluorocarbono Aspire de 0,33 mm remata el equipo.

En cuanto a los señuelos que uso para este equipo, son paseantes como el Storm, Super Spook, Patchincos, etc., y los uso siempre que puedo ya que es mi pesca favorita. Aquí los minnows también pasan a ser más ligeros y pequeños, siendo mi favorito el Max Rap de Rapala, ya que cubren un amplio abanico de posibilidades gracias a su variedad de tamaños y colores.

Con los vinilos ocurre otro tanto, ya que también reduzco peso y tamaño. Uso modelos con anzuelo a la vista para pesca lineal, me fallan menos picadas que con los montajes Texas. Éstos, van genial para pescar los fondos dejándolos caer hasta el límite, trabajándolos además en diente de sierra, rebuscando entre los canales y es muy efectivo cuando los robalos están en standbye.”

Texto íntegro e imágenes enviado por Gonzalo Parafita.
Gerente de la tienda de pesca Atlántida de Carballo. A Coruña.
www.pescatlantida.es
Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima salitrada!.
Juan C. Lorenzo

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *